El poder de sentir por Zulma Reyo

Por Zulma Reyo

Cada vez que mencionamos el perdón pensamos que tenemos que “hacer” algo. NO es así. El perdón es algo que ocurre por dentro y sin embargo es capaz de afectar al mundo exterior como pocas otras cosas pueden. Tiene que ver con una calidad de ver que trae entendimiento, un fluir de la vida, salud, y felicidad.

Por el otro lado, la mente condicional que no perdona, pone etiquetas y divide, vive en el aislamiento constante del ego, de si mismo, y de toda fuerza vital. Se sumerge en negatividad y tiñe su mundo con ella. No hay mucha diferencia entre no poder perdonar a otra persona o a nosotros mismos. No importa si es visible o reconocido, pues el efecto en el mundo tangible es idéntico. La contaminación que crea es la misma.

El perdón incluye sentir pero no es emocional y va más allá de lo personal. La cura para la mente que no perdona es una sensibilidad pura y sencilla que va más allá del interés propio.

Hay un simple ejercicio que revela porqué perdonar en nuestro cotidiano es tan difícil: tenemos la tendencia a tomar partido – por nosotros mismos. Simplemente mira. Mirar de forma neutral implica una honestidad brutal, suficiente como para asumir responsabilidad por el poder del propio ser. Concretamente significa apartarnos del centro de atención y abarcar mucho más que nuestra propia perspectiva.

Si nos colocamos en el sitio de la persona a la cual acusamos, para sentir lo que probablemente ella sienta, quizás reconozcamos que podríamos haber reaccionado de una forma parecida. Tal vez hasta pensemos de la misma manera. ¿Cuántas veces hemos dicho o pensado que podríamos matar? ¿Vengarnos? ¿Desearle lo peor a alguien? Los pensamientos tienen una fuerza tremenda. Aunque no hayamos actuado sobre ellos, de alguna manera agregamos algo a la fuerza que lleva a otra persona a cometer algo. Esta es la Ley de la Energía.

¿No eres capaz de imaginar la profunda desesperación, angustia, ansiedad e impotencia que impulsa una persona a cometer actos extremos? Piensa en las lecciones de vida importantísimas que has aprendido a través de tus errores o los de otra persona. ¿Crees que la censura o la pena de muerte pueden corregir la negatividad? ¿Crees que la guerra nos traerá paz? ¿Hay alguna diferencia entre atacar a otra persona o atacarnos a nosotros mismos?

La solución para estos centros de fuerza negativa acumulada, implica la necesidad de alguna forma de disolución, y tan sólo hay una fuerza que puede hacerlo – la calidad de percepción que un ser humano aporta en una situación.

Perdonar no quiere decir aceptar. Tomar conciencia de nuestra participación directa o indirecta en los acontecimientos del mundo no quiere decir disculparlos. Simplemente significa abstenernos de adicionar negatividad que al final, de todos modos, volverá hacia nosotros. El perdón implica aceptar que no somos todo poderosos, y aún así hacer todo lo posible para aceptar y recalificarlo todo con este atributo específicamente humano: la sensibilidad.

Creamos formas de pensamiento cargadas de sentimiento con cada respiración, a cada segundo de cada día. Cada vez que condenamos algo nuestro sentimiento emite ondas de negatividad que se adhieren al objeto que odiamos. Sentimientos positivos enlazan. Sentimientos negativos separan. De una manera u otra creas una pantalla aisladora que predetermina el futuro. Energetizamos todo a nuestro alrededor através de la calidad de nuestros sentimientos. Amor verdadero, inofensividad y sensibilidad, de hecho son la experiencia de la neutralidad constante. A este tipo de comprensión sensible denominamos compasión. Comienza con nosotros mismos y abarca hasta la más ínfima acción y sentimiento. El perdón como simple mirada hacia el núcleo de lo que es, disuelve y libera.

El mayor regalo que brindamos al mundo es la manera como vivimos. No se trata sólo de lo que hacemos. Todo lo que decimos y sentimos tiene un efecto. El perdón tiene que ver con cada momento de percepción consciente. Tiene que ver con cómo vemos y concebimos la vida. De nosotros depende.

Anuncios

5 comentarios en “El poder de sentir por Zulma Reyo

  1. theinnerwoman dijo:

    Me emociona mucho tu naturaleza y agradezco infinitamente que estés trabajando con una experiencia tan importante para nuestros tiempos, como es el perdón. ¡Gracias! Las mujeres MMD te aguardamos. xxx ZR

    • mrsforgiveness dijo:

      Gracias a todas estas MMD (mujeres que marcan la diferencia) por compartir este camino. Por desvelarlo. Por re-crearlo. Me siento en buena companhia caminandolo con vosotras.

  2. ligiabaena dijo:

    muy bueno el articulo del perdón, entiendo que la respuesta adecuada ante circunstancias de agresividad, maltrato,rechazo, sevicia,es una cuestión de actitud frente a las situaciones que se le presentan a cada persona que por mas equilibrada que sea, cuando vienen esas emociones negativas del otro va a sentir algo bien duro te lo aseguro, solo que el chiste esta en como reacciona ante eso, que hace con eso que esta también sintiendo, si los transmuta pacientemente o se engancha en la energia negativa de la persona con la que se encuentra.

    • mrsforgiveness dijo:

      gracias Ligia, por tu comentario. siempre es buena idea, como lo propone el Perdón Radical y como lo ha propuesto Zulma Reyo en el artículo de observar nuestra responsabilidad en la creación de los eventos. los eventos siempre están en armonia con aquello que somos en un determinado momento.

Tu opinión importa. Deja tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s