Abrazos y buenas vibras. Es inevitable.

De un taller de Perdón Radical te llevas una buena porción de aplausos que comparten, abrazos de alegría y de compasión y una carga de buenas vibras que contagian.

Después de un taller de Perdón Radical es inevitable ver tu vida y el mundo con otros ojos. Ojos más claros y el corazón aliviado. Lo observo una y otra vez en los rostros de los que participan de la ceremonia de Perdón Radical y del taller: Entran algo tensos, con dudas, nerviosos y curiosos y salen con la sonrisa de oreja a oreja o con la serena sonrisa del que sabe. Sabe que estamos todos aquí en esta tierra para aprender algo importante – aunque no podamos nombrarlo aún – y que CADA uno es singular e imprescindible con lo que tiene para aportar. Además: jamás has cometido un solo error en tu vida ¿lo sabías? ¿Te parece difícil creerlo? En el taller explicaré porqué esto es así.

Las personas que han participado de un taller de Perdón Radical aman más, abrazan más y se ríen más que antes. Amar, abrazar, reírse es sano. Y así lo es transformar rencores y autoreproches en entendimiento y paz. Paz contigo mismo. Paz con tu entorno. En este estado somos todos los tan necesarios agentes de cambio a los que se refería Gandhi cuando dijo: sé tú el cambio que quieres ver en el mundo.

Dejaré que los participantes lo expresen con sus palabras:

Trabajar con Andrea es como prender los motores de un proyecto para que despegue con éxito. – Sven, Berlin.

Andrea abre la puerta a esa generosa invitación del Perdón Radical a tomar una nueva perspectiva, a ver en 3D. Con mucho amor, humor, naturalidad y de manera muy humana. Esta experiencia me ha ayudado a sobrellevar conflictos. – Daniela, Berlin

El taller contigo ha sido un día valioso que me enriqueció. Te agradezco por haber compartido tu conocimiento y una nueva manera de contemplar la vida y el mundo entero. Me siento fortalecido y aliviado a la vez. La imágen que tengo de mi mismo también se hizo más ligera y soleada. De la misma manera veo a los demás en esta luz más ligera y soleada. – Jens, Chemnitz

Ahora, si me dices que pasas de los despegues, de las nuevas perspectivas y de sentirte más fortalecido y aliviado olvídate de este mensaje. Si no estás cansado ya de sentirte víctima y tampoco te interesan mejores relaciones, mejor rendimiento laboral y más creatividad, diría que un taller de Perdón Radical no es para ti.

Para los demás: ¿que esperas para apuntarte? Tengo mi billete de avión de Berlin a Lima comprado, quedan plazas en el taller para compartir abrazos y risas y en tan solo un par de semanas estaremos todos reunidos en Lima sanando, creciendo y transformándonos. Me hace mucha ilusión verte y compartir esta transformación singular contigo.

Apúntate con Marita Escalante escribiéndole a marita@sanacionconamor.com y nos vemos en Lima el 27 y 28 de abril.

¿No estarás en Lima y quieres que se realize una ceremonia o un taller en tu ciudad? Escríbeme un e-mail a andrea@perdonradical.info y encontraremos la manera de llevar el Perdón Radical a donde te encuentres.

Un abrazo

Andy Sydow

Anuncios

Tu opinión importa. Deja tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s