Ven a México el 15 y 16 de febrero 2013

tarjeta_elperdon_méxico2013

Cada dolor en el presente nos da la oportunidad de sanar una vieja herida.

Colin Tipping

 Muchas veces sufrimos y no somos conscientes de que ese dolor nos da la oportunidad de aprobar al fin una vieja asignatura pendiente. La señal de que por fin hemos pasado página es que cambiamos el resentimiento por gratitud y la persona que antes considerábamos nuestra ofensora pasa a ser nuestra aliada. Otras señales del perdón radical son: la ligereza, la alegría y la confianza.

Nos pasamos buena parte de la vida repitiendo pautas: cayendo en los mismos errores, buscando las mismas relaciones que nos hacen sufrir. Y a veces nos sentimos víctimas de las circunstancias, como si la vida se empeñara en castigarnos con la misma vara una y otra vez. Pero si cambiamos de enfoque, podríamos ver que sí: la vida se encarga de presentarnos la misma situación no resuelta una y otra vez, precisamente para eso, para que la resolvamos, para que aprobemos de una vez por todas esa asignatura pendiente.

Quizás, esa persona (o situación) tan “horrible” que ha aparecido en mi vida tiene una función y está haciendo lo que hace “para” mí (y no “a” mí).

El Perdón Radical de Colin Tipping nos sugiere que cada situación de sufrimiento en la vida puede ser el humo que nos conduzca al fuego de una herida abierta en el pasado, que aún mantenemos sin sanar. Y que se ha ido haciendo más y más grande con el tiempo, al añadirle resentimientos, culpas y otras cargas adicionales.

Sufrir, cualquier dolor, ¿es un síntoma, una señal? ¿De qué?

El dolor emocional sí lo es. Una depresión, por ejemplo, es un síntoma de que reprimimos rabia o alguna otra cosa. El perdón es la respuesta para sanar, aunque no lleguemos a saber de qué.

¿Todo sufrimiento encierra una lección, un regalo?

Potencialmente sí. Con el perdón radical no hace falta saber intelectualmente cuál es la lección porque nuestra inteligencia espiritual sí sabe de qué se trata.

¿La inteligencia espiritual?

Conocemos ahora tres tipos de inteligencia: la intelectual, la emocional y la espiritual. El perdón radical trabaja con  la inteligencia espiritual que trasciende los bloqueos mentales y los laberintos emocionales

¿Cómo?

Con el uso de las herramientas que describo en mi libro. Son como oraciones laicas o, si quieres, son compatibles con cualquier religión.

Recapitulemos: ¿Qué función tiene el perdón en el proceso de sanar un sufrimiento, un dolor emocional?

A veces, el daño emocional es necesario; si no, quizás no podrías despertar a lo que necesitas perdonar. También es cierto que muchas veces sufres y no eres consciente de que el perdón es la respuesta al dolor. Pero lo es.

¿Se refiere a un sufrimiento importante?

Los pequeños dolores a menudo pasan inadvertidos.

No es necesario un gran dolor, basta con algo sencillo como la irritación. Aplicamos el perdón radical con los pequeños dramas de la vida cotidiana. No sólo perdonas a la persona que aparentemente te está perjudicando en el presente sino que de paso estás disolviendo un agravio similar del pasado, un sentimiento de traición o de abandono o de no merecer el amor, o lo que sea… Casi siempre alimentado por creencias que provienen de situaciones de la infancia.

Ya es un clásico eso de ver a los padres, las madres, envenenando nuestras vidas…

Ésa es la creencia consciente o inconsciente que muchas veces sabotea nuestras vidas, hasta que te das cuenta de que en realidad no fue así y te abres a otra perspectiva más positiva y constructiva. No siempre aparece la respuesta que buscas y tampoco es necesario para lograr el perdón radical. Ésa es una de las diferencias entre el perdón radical y el convencional.

No hablamos, pues, del mismo tipo de perdón.

El perdón radical busca perdonar la ofensa original, la herida primera que te hizo generar una creencia dolorosa. Comprendes que a partir de ese dolor original estás creando situaciones similares para darte la oportunidad de sanarlo. Por eso muchas personas viven repitiendo pautas, las mismas situaciones, las mismas relaciones dolorosas, hasta que consigan resolverlas, sanarlas y avanzar. Y ya no se repetirán más. Es entonces cuando se ha completado el perdón radical.

Centrémonos, pues, en el perdón radical. ¿Cómo se lleva a cabo?

Es un proceso que recorre cinco fases. La primera consiste en contar la historia tal y como la vives, desde el punto de vista de la víctima, sin censurar nada. Seguidamente (segunda fase) te concentras en lo que sientes, conectas con tus sentimientos, los aceptas, los abrazas. La tercera consiste en colapsar la historia: sí, esta persona me ha hecho esto, pero voy a intentar comprenderla. Intento ponerme en su lugar por un momento. Por qué lo hace. Desarrollo compasión y empatía, para quitarle crudeza a la situación. Me abro a plantearme cuánto de la historia que me cuento es interpretación mía, personal. Quizás las cosas no son tan así… Intento salir de mi visión egocéntrica de la situación.

Todo eso suena bastante al perdón convencional.

Sí, pero el perdón convencional no pasa de aquí. Al principio del proceso no hay muchas diferencias, las tres primeras fases prácticamente son iguales. Hasta aquí, dices: quiero perdonar, pero considero que algo malo me está ocurriendo y me hace sufrir. Y aunque quieras superarlo no puedes, no funciona. Por eso es necesario un cuarto paso en el que replanteo la historia.

¿Cómo?

Con otro enfoque diferente. Por ejemplo, pensando: debe haber una razón a un nivel más profundo para que me esté pasando esto. Esta disposición, esta apertura para darle un sentido, es lo importante. Quizás esta cosa tan “horrible” no me la están haciendo “a” mí, sino “para” mí. Tiene un sentido, guarda una lección. Esta simple disposición deja ya de culpar a la persona que supuestamente te está haciendo daño y te da la opción a pensar que es posible que esté realizando una función en tu vida. Este simple planteamiento ya abre la puerta al perdón.

Pero hay que creérselo…

Si no lo crees al principio, fíngelo hasta conseguirlo. Simplemente, ábrete al planteamiento, date la opción a pensar que pueda ser así y te sorprenderás de los resultados.

¿Hay que ser creyente?

En absoluto, de hecho con quien mejor funciona es con las personas más escépticas. Da igual si tienes alguna religión o no. En el mismo instante de abrirte a la posibilidad de que ese agravio aparentemente tan grave pueda tener una función en tu vida, abandonas el pensamiento rígido, acusador y fatalista y eso te deja espacio para que aparezcan otras respuestas.

Esto lleva a la quinta fase del proceso: integrar el perdón. ¿Cómo hacerlo?

Efectivamente, se trata de integrarlo en el cuerpo haciendo algo físico y en el libro se dan algunas pautas. Una de ellas consiste en escribir. Otra es cruzar el círculo en la ceremonia que realizamos en los talleres.

Este material es una muestra de lo que el Perdón Radical es capaz de hacer en tí.

Te esperamos en el Taller de El Perdón Radical que será dictado en Ciudad de México por la Coach Certificada Andrea Sydow desde Alemania….

Fecha del Evento:

  • Ceremonia del Perdón
    • Viernes 15 de Febrero – 7:00 a 10:00 pm
  • Taller del Perdón Radical
    • Sábado 16 de Febrero – de 10.00 am a 1:00 pm y de 3:00 pm a 7:00 pm

Sede del Evento:

Instituto Integra – Ciudad de México

Heriberto Frías 1157 – Col. Del Valle

Del. Benito Juárez – México, D.F.

Valor y Formas de Pago:

  • Ceremonia del Perdón Radical: $600
  • Ceremonia + Taller del Perdón: $2500

Para efectuar tu pago puedes hacerlo de forma fácil y segura con Tarjeta de Crédito o Débito.

Paga la Ceremonia Aquí>>>

Paga a la Ceremonia y al Taller del Perdón Aquí>>>

Otras formas de pago pueden ser las siguientes:

Depósito Bancario o transferencia:

Banco: Banorte

A Nombre de: Norma Raquel Arrizabalaga B.

Número de Cuenta: 0511584493

CLABE: 07291000511584493 1 

Depósitos en Oxxo o 7-Eleven:

Para usar este método de pago por favor revisa las instrucciones y sigue los pasos que se indican en la parte de “INSCRIPCION” del SIGUIENTE ENLACE>>>

Para conocer más información sobre el taller pulsa aquí>>>

 Mecánica de Inscripción:

Una ves realizado tu pago por cualquier medio que hayas elegido, por favor envíanos el comprobante con tu nombre y email. Recibirás un email nuestro con la confirmación de tu inscripción.

Ten en cuenta que para este tipo de talleres el espacio es limitado por lo que solamente podemos reservar tu lugar habiendo realizado el pago de tu evento. Aún estás a tiempo!!

Te Esperamos! Será Renovador

También te esperamos en Lima en el taller de Perdón Radical que organiza Sanación con Amor el 12 y 13 de abril
Apúntate con marita@sanacionconamor.com

 

Anuncios

Tu opinión importa. Deja tu comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s